EL SEXO COGNITIVO

Hagamos un pequeño juego mental. Elaboraré una pregunta, cierra los ojos y responde mentalmente. Con calma, tenemos tiempo.


- ¿Qué es para ti el sexo? ¿Qué factores crees que influyen en el sexo?


Estoy casi segura de que la gran mayoría ha respondido que es un acto físico en el que influyen aspectos emocionales en la mayoría de las veces. Pero... ¿y la dimensión cognitiva?

Quisiera hablar de esa parte que siempre se suele olvidar y que tiene un valor muy importante dentro de la sexualidad; la dimensión cognitiva.

Para las personas sapiosexuales como yo, les sonará todo lo que les quiero contar.


La adolescencia es la etapa dónde más cambios se producen a nivel sexual. La pubertad descubre, enseña, aporta una gran cantidad de datos para nuestra propia identidad sexual. Identificarnos como seres sexuales, crear y aceptar nuestra orientación sexual, generar vínculos emocionales o sexuales son partes del proceso de la identidad sexual, lo cual es un proceso cognitivo.


Tomar consciencia de nuestra sexualidad es un requisito a la hora de poder formar nuestra identidad, auto imagen, auto concepto y dependiendo de su formación serán nuestras relaciones tanto afectivas, emocionales o sexuales.

Esta dimensión cognitiva dentro de nuestra sexualidad se forma a través de factores endógenos (biológicos) como oxígenos (culturales).


Somos seres puramente sociales, y por lo tanto necesitamos relacionarnos entre nosotros. Pero todas las relaciones no son sanas, ni duraderas o incluso no son productivas. Con ciertas personas nos comunicamos y nos entendemos mejor. Esto puede darse debido al carácter de ambos, a las afinidades, a los grupos de iguales entre otros. Pero considero que hay una conexión superior a compartir aficiones o caracteres compatibles.


A veces vamos dando tumbo por la vida hasta que de repente te tropiezas con alguien que parece que habla tu mismo lenguaje, o incluso peor, encontrar a alguien que acaba tus propias frases ¡Qué miedo, pero que chorro de gusto da eso! Alguien que sin articular palabra te entiende, que con miradas bastan. Esa armonía entre dos personas, esa conexión mental es todo un regalo emocional para nuestra vida.

Podría parecer magia, una fuerza inexplicable que nos une y nos atrae con ciertas personas.


Podemos conectar con las personas desde varias dimensiones: físicamente, emocionalmente y cognitivamente.

Tanto el sexo físico como el emocional son sensaciones maravillosas, pero tener esa conexión y unión cognitiva con alguien es jugar en otra liga. Comunicarte en las tres dimensiones (física, emocional y mental) con tu pareja dará fruto a unas relaciones de gran calidad.

Cupidero y tú... ¿Ya has encontrado a esa persona con la que compartes una sexualidad tridimensional?

Coincidir es un lujo, pero conectar es magia.

(Un brindis por todos esos brujos que van por ahi creando magia)


LES QUIERO CON MUCHO HUMOR
Les recuerdo que pueden seguirme a través de:

Facebook / Pinterest / Google+: La Mirilla De Cupido

Twitter: @mirilladecupido

Gmail: lamirilladecupido@gmail.com